“Akenaton” ópera de Philipp Glass

AKENATON

El compositor norteamericano Philipp Glass nació en Baltimore en 1937. Descubrió la música en el taller de reparación de su padre Ben Glass quien lo introdujo en el mundo de la música de cámara. Se familiarizó a muy temprana edad con los cuartetos de Beethoven, las sonatas de Schubert y las sinfonías de Shostakovich.

Philipp Glass se inició en el violín a los seis años y se dedicó a la flauta a los ocho. Cuando fue admitido en la Universidad de Chicago se trasladó a esa ciudad donde se mantuvo con trabajos de medio tiempo sirviendo mesas y cargando aviones en aeropuertos. Se especializó en matemáticas y filosofía, y en sus tiempos libres practicaba piano y estudiaba música.

A los 19 años se graduó y se dedicó a la composición; se fue entonces a estudiar a Nueva York hasta los 33 años y después, en la búsqueda de su propio estilo, radicó dos años en París. Ahí fue contratado por un cineasta  para que trascribiera la música india de Ravi Shankar a una notación más legible para los músicos franceses y fue así como descubrió las técnicas de la música india. Estudió entonces en África del norte, India y el Himalaya, y cuando regresó a Nueva York comenzó a aplicar las técnicas orientales en sus propias composiciones; también se puso en contacto con Steve Reich y ambos establecieron las bases de la música minimalista en la que los compositores utilizan células musicales pequeñas establecidas sobre una escala diatónica haciendo los sonidos armónicos gratos al oído por su insistencia reiterativa y descriptiva.

Philipp Glass alcanzó fama internacional con el estreno de su ópera “Einstein en la playa” cuyo tema es la fuerza espiritual, el poder de transformar la realidad y la ciencia como motor de cambio. Esta ópera es parte de una trilogía junto con las óperas “Gandhi” y “Akenaton”. “Gandhi” habla de la búsqueda de la verdad y de un plano político capaz de transformar las cosas y acabar con el “terrorismo consumista”. “Akenaton” nos sitúa en un plano trascendental y nos habla del poder de las ideas religiosas, y en esta ópera la figura del faraón deja de ser algo histórico para convertirse en algo moderno.

Los montajes de estas óperas en Stuttgart fueron los acontecimientos más importantes dentro del mundo de la música en los escenarios de Europa en los años ochenta.

“Akenaton” es una ópera en 3 actos, música y libreto del mismo Philipp Glass con un estilo minimalista estrenada en 1984 en el Teatro Estatal de Stuttgart.

Ésta es la historia: Aproximadamente por el siglo XIV AC, al deceso de Amenofis III y ante la prematura muerte del hijo mayor Tutmosis para el que estaba reservado el trono, sube al poder de Egipto Akenaton cuyo reinado marca una ruptura en la evolución histórica de Egipto. Elogiado por unos y considerado loco por otros Akenaton es una figura excepcional. Cambió de nombre y modificó las tradiciones religiosas; creó una nueva capital; intentó organizar una sociedad diferente y puso en práctica sus visiones actuando en nombre del poder real del que estaba investido. Asimismo decidió instaurar el monoteísmo centrado en la figura del dios Atón; quitó todos los privilegios a la poderosa casta sacerdotal, se alejó de Tebas y se retiró a Aketaton donde se dedicó a actuar como gran sacerdote de su nueva religión.

Según algunos historiadores, sólo los escalafones superiores de la sociedad abrazaron la nueva religión impuesta por Akenaton, aunque aparentemente; en todo Egipto el nuevo culto al dios Atón no tuvo gran repercusión salvo por el desmantelamiento del clero existente y la clausura de templos. La burocracia continuó con sus esfuerzos por gobernar mientras Akenaton veneraba a su dios abandonando el gobierno a sus propios recursos. La autoridad civil y militar acabó en manos de dos personalidades: Aye, llamado “padre de dios”, suegro de Akenaton, y otro yerno de Aye llamado Horemhed, casado con una hermana de Nefertiti. Ambos hombres se convirtieron en faraones antes de que concluyera la décima octava dinastía manteniendo todo bajo control de manera discreta mientras Akenaton perseguía sus propios intereses filosóficos y religiosos. Todos estos conflictos se sumaron a los problemas internos de la familia real: la muerte de Meritatón, hija mayor y preferida de Akenaton; el comienzo del declive de Nefertiti y el ascenso de otra de sus hijas llamada Maruaten, quien reemplazaría a su madre al casarse con su padre.

Por varias intrigas Akenaton fue destronado y murió probablemente en el año 17 de su reinado y quizás fue enterrado en la gran tumba familiar que hizo construir. Finalmente la ciudad de Aketaton fue abandonada y volvió al silencio del desierto.

La ópera gira alrededor de estos hechos históricos y se ubica en el antiguo Egipto, en Tebas y Aketaton -ciudad creada por Akenaton- alrededor del año 1348 AC y en la actualidad.

Alguien dijo una vez que Akenaton, un hereje en el trono de los faraones, en la ópera de Philipp Glass no era una figura histórica legendaria sino un hombre moderno sentado en un trono antiguo.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Akenaton” ópera de Philipp Glass

  1. حجة خالد dijo:

    Reblogueó esto en حجة خالد.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s