FIDELIO, la única ópera compuesta por Beethoven.

En la historia de la música hay pocos compositores que hayan influido de forma tan categórica en el desarrollo posterior de otros músicos como Ludwig van Beethoven.

Beethoven nació el 17 de diciembre de 1770. Procedía de una familia de músicos. Tuvo una infancia infeliz y difícil por la ambición de su alcohólico padre que quería convertirlo en un hijo prodigio como Mozart y por la muerte de su madre cuando ella era apenas una adolescente. Tuvo un maestro que fue su gran apoyo moral: Christian Gottlob, y gracias a él conoció la obra de Johann Sebastian Bach El clave bien temperado que muy pronto logró interpretar de memoria. Beethoven inició su carrera musical como un virtuoso del piano despertando la admiración de quienes escuchaban sus interpretaciones con improvisaciones con las que nadie podía competir.

A finales del año 1790 comenzó a padecer los primeros trastornos auditivos, los cuales, con el tiempo, terminaron provocándole sordera completa. Inicialmente Beethoven se sumió en una profunda crisis que le llevó incluso a pensar en el suicidio, pero por fortuna para la humanidad desistió de este impulso y continuó con su carrera mostrando su genialidad, sobre todo en sus composiciones para piano y de cámara. Su consagración definitiva tuvo lugar hacia 1800 con la Sinfonía 1 y sus cuartetos para cuerda, opus 18.

A partir de la Sinfonía Heroica, que significó una revalorización musical del estilo sinfónico vigente, se le consideró el genio más original de la escena musical europea.

Su obra es muy vasta: música vocal, obras orquestales, sinfonías, oberturas, conciertos, música de cámara y danzas, y una ópera llamada inicialmente Leonora y posteriormente Fidelio.

Esta obra es una ópera en dos actos con libreto en alemán de Joseph von Soonleithner basado en el drama Leonore ou l’amour conyugal de Juan Nicolás Boully. Se ubica en una cárcel cerca de Sevilla por el siglo XVII.

Ésta es la única ópera compuesta por Beethoven, por mucho tiempo incomprendida y abandonada de los escenarios operísticos, aunque después el tiempo le hizo justicia y ahora es una de las más sólidas columnas del repertorio alemán e internacional, a tal grado, que después de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los teatros reabrieron sus puertas con esta obra como símbolo del restablecimiento de la paz por considerarla un manifiesto apasionado contra las prisiones, la injusticia, la prepotencia, las tinieblas del absolutismo, el abuso y la maldad.

En Fidelio hay momentos heroicos pero también tiene cabida lo cotidiano, lo común y corriente de cualquier ser humano, y ninguna la obra le presentó tanto trabajo a Beethoven como ésta; reescribió en ocasiones hasta 18 veces una aria, pero ninguna le significó tanta satisfacción y placer como ésta.

Fidelio se ubica en una cárcel de Sevilla, España en el siglo XVIII en la época de Carlos III, rey de España.  Leonora está desesperada porque su esposo Florestán fue encarcelado injustamente por el gobernador de la prisión llamado Pizarro, enemigo de Florestán, y decide rescatarlo; llega así a la cárcel donde éste se encuentra y disfrazado de hombre y haciéndose llamar Fidelio, conoce al carcelero Rocco, a su hija Marcelina -que se enamora de ella sin saber que es mujer- y a Joaquín, portero de la cárcel y novio de Marcelina. Leonora se da cuenta de que su esposo está aislado en un calabozo como un criminal peligroso, y cuando Pizarro llega para asesinarlo porque no quiere que descubra su fechoría don Fernando, el ministro de Justicia, ella se le enfrenta y salva a su marido. Don Fernando libera por orden del rey a todos los presos injustamente encarcelados y saluda cordialmente a Florestán, su viejo amigo, a quien creía muerto y todos alaban la fortaleza y fidelidad de Leonora. Marcelina al enterarse que Fidelio es mujer acepta casarse con Joaquín y Pizarro recibe su merecido castigo.

INTÉRPRETES:

Leonora, soprano Hilde Konetzni

Florestan, noble español esposo de Leonora, tenor Torsten Ralf

Rocco, carcelero,  bajo Herbert Alsen

Marcelina, soprano Irmgard Seefried

Joaquino, portero de la prisión y pretendiente de Marcelina, tenor Peter Klein

Don Pizzarro, gobernador de la prisión,  barítono Paul Schöffler

Don Fernando, ministro de justicia, bajo Tomislav Neralic

Chor der Wiener Staatsoper – Wiener Philharmoniker dirigidos por Karl Böhm, grabados en 1944.

Este domingo 25 de agosto a las 20:00 horas podremos escuchar esta ópera en “Los secretos del canto” de Radio Buap: 96.9 FM  www.radio.buap.mx

margaralopezcano@hotmail.com

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s